LUCES A LA CARRERA

El sol se había ocultado hacía mas de una hora y al cielo apenas le quedaban trazos del naranja atardecer. Era de esas tardes de invierno oscuras y frías. Muchos días a las nueve es a la única hora que tengo para salir a correr e intentar eliminar el estrés de la jornada.

Cerca de casa hay un parque sin alumbrado, no es una opción a estas horas. Paralelos a mi por la otra acera puedo ver dos individuos ataviados a la última moda deportiva, colores vivos, mayas y chaqueta. Sin reparo se adentran en la oscuridad y al llegar a la penumbra desaparecen al mismo tiempo que se encienden dos luces y se alejan poco a poco.

Doy la vuelta, y entro también en el parque. Esta zona es de las pocas donde puedo correr con terreno blando y de buena pisada en mis inmediaciones.

Luces inquietas que vienen y van, se acercan y alejan, te deslumbran y te guían. A ambos lados mas corredores, guiados con linternas y frontales corriendo en mitad de la oscuridad. En ningún momento dejo de cruzarme con atletas pertrechados con iluminación y ropas reflectantes. Impresiona la primera vez, las ves venir y sin mas se van, luces a la carrera.

20140127-231006.jpg

Anuncios

PASA DE LOS PROPÓSITOS A LA ACCIÓN

ELIMINA LA PEREZA Y EMPIEZA A CORRER

Primero los Propósitos: “Me voy a poner a dieta, voy a apuntarme al gimnasio, voy a empezar a correr, voy a empezar a hacer deporte.”

Después las Excusas: “Pero ya empiezo mañana, o la semana que viene, el lunes sin falta, de que llegue el buen tiempo, hace mucho frío, hace mucho calor, llueve.” 

 Materializa tus propósitos en realidades. No te propongas algo ni pongas excusas para no llevarlo a cabo. Piensa en lo que quieres realmente. Tómate tu tiempo. Para un instante, visualiza tu objetivo, y toma decisiones para obtener los resultados que deseas.

1. Apuntarse al gimnasio no es hacer deporte. No entras en el club del deporte por pagar una cuota o llevar unas zapatillas a la última. No te obligues así. Decide que quieres ir al gimnasio o correr por motivaciones propias, por metas, por sentirte bien mientras practicas ejercicio o por la sensación de después. 

 2. Es tu responsabilidad, no obligues a tu amigo/primo/perro a hacer ejercicio, no necesitas que tiren de ti. No cuentes con tu amigo porque si él no puede, tu tampoco irás. Además, así conocerás mas gente que tengan el hábito y podrás unirte a sus grupos de deporte.

3. Vamos al gimnasio en coche, para montarnos en una bicicleta estática. Debemos concebir el ejercicio, como un todo, un estilo de vida, algo que está siempre presente. No somos deportistas solo la hora del gimnasio, o el rato de ejercicio. Es algo mas amplio que dura en nosotros todo el día. 

 4. No te mates el primer día, no servirá de nada. Pequeños pasos pueden hacer un largo camino. Distribuye todas esas ganas del primer día en entrenamientos mas cortos y menos intensos en diferentes dias de la semana. No corras una hora sin estar preparado, al día siguiente tendrás agujetas, y dolores por todo el cuerpo. Corre 10 minutos y anda 20, o solo anda, según tu condición física lo requiera. Descansa uno o dos dias a la semana y vuelve a empezar.

5. Convertimos hábitos en rutinas a partir del día 21 de hacerlo. Ya sabes. Siembras un pensamiento, cosechas una acción. Siembras una acción, cosechas un habito. Siembras un habito, cosechas un carácter. Siembras un carácter, cosechas un destino. Prolonga en el tiempo esos hábitos saludables y se disciplinado. Saca tiempo para hacer lo que quieres, ese es el camino para para olvidar la pereza y que el ejercicio sea como el dormir o el comer, algo necesario en nuestra vida.

6. Para saber que es lo que se siente en lo más alto de una montaña antes debes haber estado en el agujero mas profundo de la tierra. Centra tu energía en sentirte bien, en disfrutar, en saber que ese esfuerzo tendrá recompensa. Decide hacer las cosas que realmente quieres hacer, en lugar de hacer aquellas cosas que requieren el mínimo esfuerzo. Fíjate pequeñas metas y consigue objetivos, tú eres tu único rival. 

 

No es que sea inseguro, pero si pones “Me gusta”, ¡ME ENCANTARÍA! Síguenos en …
Twitter: @carlosdemoreno y @notasparacorrer
Facebook: https://m.facebook.com/carlosdemorenocoaching

Twitter: @carlosdemoreno y @notasparacorrer

Facebook: https://m.facebook.com/carlosdemorenocoaching

Instagram: carlosdemoreno

LA HORA DEL CAFÉ

Terminé de removerlo mientras cogía una gran bocanada de aire. Ese aroma tan característico te baña, te recorre desde la nariz y la boca como si no quisiera irse. 

  
 Aunque expires lento, algo que engancha se queda y cuando cesa el tintineo de la cucharilla, el sabor se dispara.

CAFÉ Y RENDIMIENTO DEPORTIVO

El café según algunos estudios tiene efectos beneficiosos en el rendimiento, aunque otros estudios dicen justo lo contrario. El uso de la cafeína en deportistas ha provocado mucha controversia. Anteriormente era una sustancia prohibida en dosis superiores al equivalente a 7 tazas de café, aunque los beneficios se han observado en dosis equivalentes a 2 tazas.

La cafeína se encuentra en las hojas, las semillas y el fruto de la planta del café y actúa como un estimulante ligero en el sistema nervioso. Aumenta la atención, la alerta y la habilidad mental.

Además se recomienda intentar suprimir la cafeína en las primeras horas del día, y no desayunar con café. Eso sería lo ideal. Es preferible empezar el día con un zumo de naranja natural porque la naranja por la mañana es oro, por el mediodía plata, y por la noche mata.

Hay que aprovechar ese pequeño empujón cuando realmente nos haga falta. Por la mañana tenemos las reservas de energía cargadas, es mucho mejor después de comer. Ese sería el momento perfecto, a mitad del día, para coger impulso en lo que resta.

El consumo de cafeína también tiene efectos negativos como ansiedad, desórdenes gastrointestinales, nerviosismo, irritabilidad, insomnio e incapacidad para concentrarse.

La cafeína es un diurético que estimula la pérdida de agua por eso es necesario beber líquidos extra para compensar las pérdidas de fluidos. Además nunca se debe probar el consumo de cafeína por primera vez antes de una competición.

Cada persona es un mundo, aunque a mi particularmente me gusta después de comer, ese sería el momento. Un café solo con hielo y una rodaja de limón para corregir la acidez.

sigueme en @carlosdemoreno