LA HORA DEL CAFÉ

Terminé de removerlo mientras cogía una gran bocanada de aire. Ese aroma tan característico te baña, te recorre desde la nariz y la boca como si no quisiera irse.      Aunque expires lento, algo que engancha se queda y cuando cesa el tintineo de la cucharilla, el sabor se dispara. CAFÉ Y RENDIMIENTO DEPORTIVO ElSigue leyendo “LA HORA DEL CAFÉ”