ENTRENAR CON UNA LESIÓN

¿Qué es lo peor que le puede pasar al atleta? ¿Cuál es uno de los imprevistos que más frustración generar en un runner? La respuesta: La lesión.



Es obvio que una lesión es una situación para nada deseable y un importante imprevisto en la planificación deportiva.

Pero cuando la lesión ya se ha producido, se debe tener en cuenta los siguientes elementos:
• Relativizar significa dar la importancia justa y necesaria que se le tiene que dar, pues un pensamiento catastrofista al respecto, para nada ayudará.
Se debe aceptar una lesión como parte normal del juego, pues la herramienta de trabajo del atleta es su cuerpo, y es normal que en ocasiones, el cuerpo se resiente, falle o incluso tenga que pasar por el taller.
• Plan B; Limitar nuestra vida exclusivamente a la práctica deportiva no es aconsejable, así que en periodos de lesión además del trabajo específico de recuperación, se puede utilizar para realizar aquellas actividades de disfrute, que diariamente no se pueden realizar por falta de tiempo.

 

• Entrenamiento mental: Una lesión no debe significar nunca, la desconexión y desvinculación de la práctica del atletismo, ya que se puede seguir practicando deporte de forma alternativa.


3 FORMAS DE ENTRENAR SI ESTÁS LESIONADO

 

o Visualización: La imaginación, sirve para visualizarnos entrenando. En un lugar tranquilo y de forma relajada, se cierran los ojos y se imagina un entrenamiento. Con la práctica continuada se puede conseguir incluso emular las sensaciones corporales que genera un entrenamiento físico, como la sudoración, la frecuencia cardiaca, la pesadez en las piernas…
o Corregir errores técnicos: con la visualización, se pueden corregir también errores técnicos. Quien dirige los movimientos son diversas estructuras cerebrales, así que cuando se trabaja mentalmente la corrección de errores, al volver a la práctica habitual del atletismo, se nota una notable mejoría, ya que las estructuras cerebrales han ensayado el movimiento perfecto. Hay disciplinas como la gimnasia artística, el salto de trampolín o el descenso en esquí, en las que antes de que un deportista ejecute físicamente un movimiento, lo ha preparado y ensayado mentalmente cientos de veces.
o Visionado de videos y/o fotografías: Sirve para recordar al atleta a que se dedica y verse en acción, así como para estudiar sus ejecuciones.
Por lo tanto, una lesión no implica parar de entrenar, sino cambiar la metodología de entrenamiento.


Carlos de Moreno con la colaboración de María Valls (Psicóloga Deportiva)@mvallsbarbera y @carlosdemoreno http://www.carlosdemoreno.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s